Una jornada de turismo de interior en Busot durante el verano

Si quieres complementar tus vacaciones y días de playa en verano con una de las mejores opciones en cuanto a turismo de interior en la provincia de Alicante, debes venir a Busot. En nuestro municipio encontrarás un amplio abanico de actividades pensadas para toda la familia. Desde una impresionante y, a la vez, reconfortante ruta por el Cabeçó d’Or hasta una divertida yincana recorriendo las pintorescas calles del pueblo en busca de un tesoro.

Son muchas las posibilidades que tiene este atractivo entorno turístico, pero vamos a centrarnos ahora en desarrollar una jornada ideal para toda la familia:

Si madrugamos, digamos que a las 08:00 h como muy tarde, podemos iniciar el día con la ruta circular por el Cabeçó d’Or que nos llevará unas cuatro horas completarla. Se trata de una imponente formación rocosa que pertenece a uno de los sistemas montañosos alicantinos más elevados y que debe su singular paisaje vertical calizo a su propia geología y diversos agentes atmosféricos. Tanto la dificultad de su relieve como sus acentuados desniveles son un enorme atractivo para los amantes de la escalada y el senderismo. Las vistas desde la cumbre son espectaculares, alcanzando buena parte de la costa alicantina y su interior.

Recomendaciones de la ruta: en verano siempre es recomendable practicar senderismo durante las primeras horas del día, llevar gorra, protección solar, almuerzo y agua suficiente para evitar deshidrataciones. Ruta recomendada para niños mayores de 6 años e iniciados en senderismo, la ruta es de dificultad media.

Regresaremos al mediodía, justo en el mismo punto de partida donde iniciamos la ruta, para poder realizar una visita a uno de los mayores tesoros que esconde la sierra del Cabeçó d’Or, las Cuevas del Canelobre. Se trata de uno de los principales atractivos turísticos que ofrece la provincia de Alicante. Esta impresionante cavidad kárstica del jurásico superior goza de un espacio que ocupa más de 80.000 m2 y alberga en su interior formas tan espectaculares como estalagmitas, estalactitas, columnas y medusas, destacando una bóveda de 70 metros de altura, una formación rocosa nombrada La Sagrada Familia por su aspecto, belleza y singularidad, y una estalagmita de más de 100.000 años de antigüedad llamada El Canelobre, que es la que da nombre a la cuevas.

Para reponer fuerzas después de la ruta y la visita a las cuevas, una buena opción es degustar cualquiera de los típicos platos que nuestro municipio ofrece y que conforman nuestra rica y variada gastronomía. En nuestros restaurante tienes la oportunidad de probar el gazpacho de liebre y perdiz, la olleta con manitas de cerdo, el cocido con pelotas, la gachamiga, el suquet de peix, la borreta, el gazpacho de mero, la pericana, etc. En definitiva, platos elaborados con los mejores productos de mar y montaña y que son el resultado de la combinación de varias culturas gastronómicas. Ejemplo de ello es nuestra repostería, heredada en su mayoría de la cultura árabe, y en la que podemos encontrar diversos productos de elaboración casera y tradicional tales como, las almojábenas, las magdalenas de almendra, las rosquillas de anís o aguardiente, las empanadillas de boniato, etc.

Una vez que hemos logrado recuperar la energía suficiente, es el momento de disfrutar de nuestra yincana El tesoro de Busot, un divertido juego para toda la familia que, además de invitarte a superar distintas pruebas, te hará recorrer los rincones más bellos y emblemáticos de nuestra localidad como pueden ser: el Castillo de Busot de origen musulmán; la ermita de San José, cuya construcción data del siglo XVIII; el lavadero Pont la Bassa; el monte Calvario, desde cuya cima tendremos la oportunidad de disfrutar de unas inmejorables vistas de la comarca de L’Alacantí; el Racó de les Coves, un mural artístico en honor a las Cuevas del Canelobre; la parroquia de San Lorenzo Mártir, nuestro patrón, de estilo románico y cuya construcción data del siglo XVI, siendo una de las más antiguas de Alicante y, por último; la torre Cabrafich, unos de los pocos restos que aún quedan de la red de torres defensivas que se construyeron en Alicante contra los ataques berberiscos.

Una manera ideal de finalizar el día, es visitando el Museo de Música Étnica de Busot, situado en pleno centro histórico. Se trata de una impresionante colección de más de 4000 instrumentos procedentes de cualquier parte del mundo, época y cultura, y recopilados por el prestigioso etnomusicólogo Carlos Blanco Fadol. Para acceder a esta exposición, debéis utilizar la misma entrada que habéis empleado en visitar las Cuevas.