Senderismo y escalada en Alicante por el Cabeçó d’Or, Busot

A tan sólo 3km del centro de Busot y siguiendo la carretera de Jijona en dirección a las Cuevas del Canelobre (CV-776), tenemos la oportunidad de comenzar una de las rutas senderistas más emblemáticas de la provincia de Alicante, la ruta circular de la sierra del Cabeçó d’Or. Esta formación montañosa está compuesta por una serie de rocas calizas del jurásico que configuran unas atractivas paredes en su cara oeste, en las que centenares de escaladores practican su deporte favorito. La subida a la cima, con un desnivel total de 830 metros y bastante acusado en algunos tramos, corona en lo que podría considerarse uno de los miradores más bellos de la provincia de Alicante a 1209 metros de altitud. Desde allí podemos asombrarnos con unas impresionantes vistas de toda la costa alicantina y su intenso mar azul, y contemplar la Sierra del Maigmó, la Serra Gelada, el Puig Campana, la sierra de Aitana, la Serra dels Plans, la Penya Migjorn y la Sierra de la Carrasqueta e incluso, en los días despejados, el Peñón de Ifach e Ibiza.

El Cabeçó d’Or es, además, una sierra que presume de tener una fauna característica, siendo un lugar idóneo para la conservación de ciertas aves rapaces rupícolas como, por ejemplo, el búho real, el halcón peregrino y la culebrera europea.

En cuanto a vegetación, también tenemos la ocasión de deleitarnos con la presencia de encinas, madroños, pinos y matorrales termomediterráneos y pre-estépicos como la albaida, el cerrillo o la alhucemilla entre otras, haciendo de este recorrido una inyección para nuestros pulmones de aire fresco y puro.

 

 

PR-CV 2. Esta magnífica ruta tiene una duración aproximada de 4 horas durante las que se recorren 10,5 kilómetros y se puede dividir en cuatro fases o etapas:

Salida. La ruta comienza en el Pla de la Gralla, muy cerca de las cuevas del Canelobre, justo donde hay una zona de aparcamiento en una curva de la carretera. Desde aquí seguimos el sendero dejando a la derecha los paredones del Cabeçó. Pasamos junto al Mas de Gorgues y por el Racó de la Mina, y en unos 25 minutos llegamos a una bifurcación donde continuamos por la derecha hasta llegar cerca de una casa en el Racó de Seva. La casa se encuentra a la izquierda de la pista, y el sendero comienza justo a la derecha de ese punto.

Primera parada. El sendero está señalizado y va zigzagueando por la ladera de la montaña dejando a su derecha una pared con algunas cuevas, para después atravesar un pequeño bosque de pinos hasta llegar a la Casa de Polzet, en ruinas. Desde aquí, se puede divisar la playa de San Juan, Alicante e, incluso, el cabo de Santa Pola.

Segunda parada. Desde la Casa de Polzet, en dirección noreste, asciende un sendero por la cara más oscura del monte, pasando junto a las paredes verticales de roca. Por un roquedal accedemos a un collado y desde allí, por la izquierda, subimos pasando cerca de una ruina y una cueva hasta alcanzar la cumbre del Cabeçó d’Or, a 1209 metros de altitud. Momento de respirar profundamente, enorgullecerse por el logro conseguido y admirar el paisaje alicantino.

Regreso.  Desde la cima volvemos a Polzet continuando por la senda de la derecha en dirección norte. El resto del itinerario consiste en un descenso que atraviesa unas pedreras hasta llegar al Racó de Seva, donde la senda pasa a ser pista forestal, y continuando en dirección sur llegamos hasta el aparcamiento del comienzo de la ruta en el Pla de la Gralla.

Y ¿para los más jóvenes o para aquellos que busquen algo más de emoción?

La sierra del Cabeçó d’Or presume de tener más de un centenar de vías de escalada en diversos sectores y vías ferratas abiertas y perfectamente acondicionadas, gracias al esfuerzo y la enorme labor del Club de deportes de montaña y escalada de Busot, entre otros. Pero vamos a centrarnos en una vía ferrata de iniciación sencilla e ideal para disfrutar en familia.

Vía ferrata infantil Canelobre en el Cabeçó d’Or

Se trata de una vía ferrata de aproximadamente unos 35 metros de longitud, situada en la vertiente oeste de la montaña  y considerada con un nivel de dificultad K1. Si has pensado en hacerla con los más pequeños, es recomendable que tengas cierta experiencia y que la edad de los niños sea a partir de 8 años.

Para acceder a ella, desde el pueblo de Busot, debemos ir en dirección a las Cuevas del Canelobre. Una vez allí, muy cerca del aparcamiento, ascendemos por unas escaleras que conducen a la entrada original de la cueva y a un panel con información sobre la ferrata, continuamos por la senda hasta el inicio de la vía.

 

Iniciamos la vía con las primeras grapas y comprobamos que la pared está algo tumbada, perfectamente escalonada y con los topes aproximados de manera que el ascenso resulte sencillo e idóneo para ir con niños, además de que el cable de la vía tiene el grosor adecuado. El segundo tramo de la vía es algo más vertical pero igualmente seguro, ya que los tramos de cable son cortos, no obstante el uso de cuerda es recomendable.

Y ya de regreso, se nos presentan varias opciones: o bien bajar por la ferrata deshaciendo el camino que hemos hecho o bien montar un rapel de 30 metros al pie de la ferrata y por el que descendemos de manera fácil y segura, tocando la pared en todo momento. Para los más aventureros e iniciados en la escalada, siempre y cuando llevemos un equipo completo, también tenemos la oportunidad de continuar el ascenso por la Cresta de les Coves, una de las primeras vías que se abrieron en el Cabeçó d’Or.

Y por último, y para un nivel de expertos, la zona de escalada en Busot se encuentra localizada en diversos puntos de las faldas del Cabeçó d’Or. Allí, los más audaces tienen la oportunidad de elegir entre más de 500 vías y niveles de dificultad, según el grado de experiencia de los escaladores que practiquen este deporte de riesgo. Tenemos varios sectores entre los que se encuentran el sector Cuevas, junto a las Cuevas del Canelobre como su propio nombre indica, con más de 30 vías algunas de más de 30 metros de longitud, el sector Galia, con unas 10 vías de unos 20 metros aproximadamente, el sector Tocayo,  con 46 vías de hasta 25 metros, donde destacamos las regletas, chorreras, agujeros, placa desplomada y grandes desplomes, y los sectores Jabugo, Torreón y Circo, con más de 30 vías de diversa dificultad.

Estamos convencidos de que tanto si eres un apasionado de la naturaleza, del  senderismo o la escalada, en Busot vas a encontrar todo lo que necesitas para planificar y disfrutar de un plan perfecto en familia. Si además, quieres completar tu día de ruta por el Cabeçó d’Or con otra actividad, te recomendamos que visites este enlace con toda la información sobre otro plan imprescindible en Alicante, la yincana, «El Tesoro de Busot».